/**Sonando de fondo Lin Cortés - La primavera.





Sois unos golfos, unos vividores y está claro que os va la marcha. Mediados de septiembre y seguís empeñados en estirar los últimos rayos de sol, yendo de terracitas y dándole al tinto de verano como si el mundo se fuese a acabar.  Asumidlo, se terminó por este año. Quedaos en casa leyendo algo de E. L. James, Saramago o, mejor aún, de Mr Wonderful.

Aprovechad para hacer eso tan de blogger de moda y, que a las pobres le da mucha fatiguita, "cambiar el armario". Como si tuvieseis habitaciones de 50 metros cuadrados con vestidor  y zapatero a lo esposa de dictador sudamericano.

Y, hablando de bloggers de moda y de vino,  a ver cuando suben un tutorial, enseñando a agarrar la copa. Posiblemente sean las más rápidas doblando camisetas de Zara y maquillándose como osos panda pero, cada vez que las veo abrazando la copa, como si fuese un litro de kalimotxo servido un un cáliz, me hierve la sangre. Más.

Y siguiendo con el mismo tema, como estamos en tiempo de vendimia , os propongo un plan para esta tarde de ciclogénesis.  Se "llama" Tortas de mosto y os hará asentar la cabeza por unas horas.

Como cualquier masa, necesitará reposo para "subir"; aprovechad ese tiempo para interesaros por los vinos de vuestra tierra. Como yo hice yendo a la vendimia en Bodega Cámbrico.  D.O.P  Sierra de Salamanca .





Seguro que se hacen cosas bien interesantes y vosotros solo compráis agua con polvos y carbónico - Lambrusco de Mercadona- para celebrar que es viernes.







Tortas de mosto 



500 ml de mosto de uva rufete. ( o una autóctona de vuestra zona) /( y no, no sirve el de botella de bar con una guinda).
250 ml de aceite de oliva virgen extra.
1 pastilla de levadura de panadero ( 25 gr)
2 huevos de verdad.
Una pizca de sal.
125 gr de azúcar (No pasarse. El mosto es muy dulce)
Eso tan bonito y tan inquietante de  " Harina: la que admita".
Ralladura de naranja ( opcional)
Anises ( opcional)
Azúcar para espolvorear antes de hornear ( opcional).


Separamos 100 ml de mosto, los templamos hasta unos 35ºC y disolvemos allí la levadura.
Dejamos reposar unos 10 minutos.
Le incorporamos el resto del mosto, el aceite y los huevos. Batimos bien.
Añadimos el azúcar, la pizca de sal, la ralladura de naranja, los anises y la harina poco a poco, para no pasarnos con la cantidad. Al amasar, la harina irá absorbiendo la humedad, así que #OjoCuidado con no pasarse, porque tiene que quedarnos una masa que se nos pegue a las manos.
Amasar un par de minutos sin perder la paciencia por tener las manos pringadas y dejar reposar unos 10 minutos.
Terminar el amasado, tapar con un paño y dejar un par de horas aproximadamente, hasta que doble su volumen.
Presionar ligeramente la masa para que pierda el aire y porcionarla en trozos de unos 70 gr.
Dar forma redondeada a las tortas ( 1,5 cm de grosor aprox) con ayuda de un poco de harina y colocarlas en la bandeja del horno.
Tapar de nuevo y dejar que fermenten a su aire. Tardarán 1 hora más o menos.
Si queréis, para remartarlas, podéis pintarlas con clara de huevo y espolvorearlas ligeramente con azúcar. Dejad al gordopilo que lleváis dentro bien atado, he dicho ligeramente.






Hornear a 170ºC durante unos 8-10 minutos. Vigilando que no se doren ni se hagan demasiado. De lo contrario perderán la gracia y quedarán duras y secas como los pies de un predicador.







Y de momento, esto es todo. Simplemente dar las gracias a @allymaav por la receta.


Amén. Y bienvenidos.



Share/Bookmark